Revive “El Café de Colombia”

cafe de colombia

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, estimó que “la producción del 2014 será de 11,3 millones de sacos”

El café de Colombia, base de la economía del país durante décadas, se recupera de su reciente y grave crisis gracias al alza de los precios internacionales, a los inconvenientes que atraviesan sus competidores, al interés de los importadores por sus marcas gourmet y a un aumento del consumo.

<


550.000 familias que viven del café

Esta recuperación, en primer término, beneficiará a las cerca de 550.000 familias que viven del café en Colombia, las que han visto en los últimos cuatro años como las plagas, las inundaciones y la apreciación del peso colombiano acababa con sus economías y ponía en peligro el cultivo mítico de este país suramericano. 

4 años difíciles

“Venimos de una situación complicada, hubo cuatro años de lluvia, con promedios históricos, que afectó principalmente a las afloraciones del café y provocó la proliferación de las pestes”, explicó Rodrigo Londoño, del Comité de Cafeteros de Antioquia, una de las regiones productoras.

Y es que “de producir cerca de once millones de sacos anuales se pasó a solo siete”, insistió Londoño, como consecuencia de la roya, un hongo que afecta a los cafetales y que sólo en 2010 provocó la pérdida del 30% de la producción.

Esta situación generó fuertes protestas y se convirtió en un gran dolor de cabeza para el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos, especialmente desde 2012, cuando surgió el movimiento Dignidad Cafetera que llegó a desconocer a la histórica Federación Nacional de Cafeteros.

Pero el optimismo llegó con la progresiva revalorización del dólar, que estaba estancado desde 2012 y se estima se va a mover este año en torno a los 2.030 pesos, el incremento del 2% del consumo de café en el mundo y las medidas contra las plagas, que han reducido la infestación de los cafetales del 46 % al 4 %.

La producción del 2014 será….

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, en tanto, estimó que “la producción del 2014 será de 11,3 millones de sacos” frente a los 10,9 millones del año pasado, cuando creció un 41 % respecto a 2012. 

Y sólo en enero pasado fueron 1,01 millones de sacos, el mejor mes desde 2007, frente a los 877.000 del mismo periodo del año anterior, lo que significa un aumento del 15%. Ese mes, además, se exportaron 967.000 sacos de 60 kilos, un 30% más que en enero de 2013.

Este buen momento, apuntó Muñoz, responde “a un ordenado y consistente plan para rescatar la productividad desde 2008”, cuando “se renovaron por siembra 2.800 millones de árboles en más de 550.000 hectáreas”. Los cafetales pasaron a ser más jóvenes y por tanto más productivos.

A eso se suma la inyección al sector de 500.000 millones de pesos (unos US$ 250 millones) impulsada por el Gobierno a través del Incentivo de Capitalización Rural.

El Presidente Santos dijo esta semana que “hoy los cafeteros están en el mejor de los mundos” porque el grano se paga mejor y hay un óptimo volumen de producción, eso “se traduce en mayor ingreso”.

Colombia encabezando las listas

Pero todavía quedan retos, entre ellos que Colombia recupere su estatus mundial, ya que actualmente es el tercer productor por detrás de Brasil y Vietnam. 

Las ventajas para Colombia son las sequías que afectan esta temporada a Brasil, las plagas en los países centroamericanos, donde se ha puesto en riesgo cerca del 50% de la producción, y el alza de los precios en los mercados internacionales.

Todo ello ha permitido que el precio del grano colombiano se recuperara un 55 % desde el primero de enero de este año.

Circunstancias sumadas a la elaboración de cafés gourmet, el gran desafío de Colombia, donde distintas regiones están enfocadas en encontrar el café más suave.

Un ejemplo está en los esfuerzos de la empresa Amor Perfecto, que en 2012 fue reconocida por elaborar “el mejor café del mundo” y en 2013 obtuvo el segundo puesto por su técnica en tostar el grano, en ambos casos durante la World Roasters Formosa Invitational Cup, en Taiwán.

Registro

El registro de “Café de Colombia” es el primer proceso individual de una denominación extranjera en Suiza, pero con la autorización, la Confederación Helvética se une al resto de países de la Unión Europea, y a Canadá y Estados Unidos, que ya reconocían la denominación de origen colombiana.

Esta indicación existe desde 2005, y desde esa fecha, la Federación Colombiana de Productores de Café se ha esforzado en que se reconozca en el mayor número de países posibles.

“Que se reconociera en Suiza era importante para nosotros porque Suiza es el centro del comercio de café en el mundo, y además tienen su sede un gran número de empresas que usan café, como Nestlé, Starbucks, o Craft”, explicó Samper.

“Además, es importante saber que no sólo nosotros como colombianos apreciamos de manera subjetiva el Café de Colombia, sino que Suiza, objetivamente, valora la diferencia y la calidad del producto”, agregó.

Samper explicó que no se protege la semilla “sino un producto cuyo origen está vinculado a la calidad”.

“La indicación geográfica protege un bien colectivo, y es una responsabilidad de los productores frente a los consumidores, y es una manera de proteger el sustento de los cultivadores pero también el desarrollo sostenible de las zonas donde se produce”, explicó Samper.

En Colombia existen 560.000 productores de café y la plantación media es de 1,6 hectáreas. Algunas tienen 5, 10 o 20 “pero son las menos”. “Es por ello que es importante proteger toda la producción, porque cuando se exporta, no se envía café de un solo productor sino de varios mezclado, entonces es una responsabilidad colectiva el proteger el producto”, añadió. Para ello, la federación cuenta con 1.500 agrónomos que recorren todas las plantaciones y hacen controles tanto de las semillas como de su procesado: se toman 34.000 muestras al año antes de tostar y otras 2.000 cuando ya está listo para consumir, y si no tiene la calidad óptima, se vuelve a procesar.

El Café de Colombia es de la especie Arábiga -una de las dos que existen en el mundo- y sus características es que es “suave-lavado”.

Eso quiere decir que se cultiva a una altura de entre 1.300 y 2.000 metros sobre el nivel del mar, y que se lava la semilla para que no queden sedimentos ni substancias del fruto. Colombia es el cuarto exportador mundial de café, tras Brasil, Vietnam e Indonesia; y el café es el sexto producto de exportación colombiano. “Al final del día, en un mundo globalizado, la diferenciación proviene de la calidad, y para hacer sostenible la industria lo más importante, la calidad, es esencial”, concluyó Samper.

Fuente

EFE,

Negocios Magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s