¿Usted cuida la reputación de su negocio en línea?

Tanto personas, como empresas, debemos empezar a cuidar lo que se denomina “reputación en línea”.

Tanto personas, como empresas, debemos empezar a cuidar lo que se denomina “reputación en línea”.

La investigación en línea es el rey, y los propietarios de pequeñas empresas simplemente no reconocen su importancia. Incluso un negocio que no tiene nada que ver con el mundo en línea puede encontrar su reputación manchada por internet.

Tu negocio no puede depender de internet, pero tus clientes y competidores muchas veces sí en línea. Así que debes saber ¿Qué dicen sobre ti?.

El primer paso es hacer un poco de investigación en línea tú mismo. “Googlea” tu nombre y el nombre de tu empresa para ver qué sale. Es probable que te sorprendan los resultados.

Pregúntate qué sí puedes controlar

Cuando los clientes potenciales piden saber más acerca de tu negocio, no los mandes a los sitios de revisión en línea. En pocas palabras, no puedes controlar lo que la gente dice de ti en esos sitios.

Mejor céntrate en mejorar tu ranking en los resultados de búsqueda de Google. Publicar artículos informativos, así como contenido útil que ayude a tus clientes. Tal vez te lleve un poco más de tiempo, pero el resultado valdrá la pena.

Gestión de la reputación

Puedes pagar a una empresa de gestión de la reputación, o ahorrar dinero y usar herramientas y servicios gratuitos para ayudarle a rastrear la reputación de tu empresa. Alertas de Google, TweetBeep, Naymz, Mención Social y MonitorThis son sólo algunos ejemplos.

“Reputación en línea”

Tanto personas, como empresas, debemos empezar a cuidar lo que se denomina “reputación en línea”. Esto es así porque cualquier cosa que decimos o que otros dicen sobre nosotros, nos puede llegar a afectar. Los usuarios de internet, como colectivo, tienen una gran memoria, son altamente críticos y como se diría popularmente, “no dejan pasar una”. Por eso, todo lo que aparece de nosotros en internet, creado por nosotros o por terceros, nos puede perjudicar.

 

En todos los casos, dónde además se pueden eliminar los mensajes, el común denominador es que todo lo que decimos se puede volver en contra nuestra. Debemos ser muy cuidadosos con lo que hacemos en internet y además monitorear lo que otros dicen de nosotros en este medio.

Políticas claras

Para lograr esto, hay varias pautas importantes. La primera es que debemos ser muy cuidadosos con lo que publicamos en este medio. Como empresas debemos definir políticas claras de qué puede y no puede ir. Segundo, generar mensajes con cabeza fría y no impulsivamente. Tercero, siempre hacer una corrección de ortografía y redacción.

En este último punto, algunos navegadores web en ciertos sistemas operativos ofrecen el servicio de autocorrección, o sino usar Word o un programa similar antes de enviar el mensaje. Es muy feo ver estos horrores ortográficos, en especial de empresas muy serias. 

Es cierto que todos nos podemos equivocar y que tarde o temprano lo haremos. Pero como usuarios, es muy poco lo que dejaremos pasar a las empresas. Por eso la importancia de este tema.

‘Community Managers’

Muchas empresas cuentan con los llamados ‘Community Managers’ para administrar su presencia en redes sociales. Estas personas son el primer contacto en medios sociales y por consiguiente deben estar muy bien preparados. Agencias y otras empresas ofrecen estos servicios, que aunque pueden ser muy buenos, no los recomiendo. Cuando me preguntan sobre estos en clases y conferencias, siempre respondo que yo prefiero un ‘Community Manager inhouse’, que conozca a la perfección la empresa, sus operaciones, productos y ante todo, el día a día de la empresa. Esta persona debe vivir, sonreír y sudar la empresa. Si lo tercerizamos, esto será muy difícil de lograr.

 

No se deje tomar fotos (en lo posible), que puedan causar problemas

Finalmente, es necesario aplicar un poco de sentido común. Por ejemplo, no comparta en redes sociales fotos que no desea hacer públicas, o mejor aún, no se deje tomar fotos (en lo posible), que puedan causar problemas.

Hacer lo anterior ayudará mucho y será más fácil controlar la reputación en línea de usted y su empresa.

Si usted está buscando trabajo

Un reciente informe publicado por Gestión señala que, si usted está buscando trabajo, debe ser consciente de su huella digital. Cada vez más, las empresas y los reclutadores comprueban sistemáticamente los resultados encontrados en el motor de búsqueda para conocer más acerca de sus posibles empleados.

Cuide su reputación online (y offline) para no terminar en la lista de candidatos rechazados. Para ello, siga los siguientes tips:

Revise su imagen online

Ejecute varias búsquedas de su nombre en los motores de búsqueda y sitios de redes sociales. Si usted nota que los resultados provienen de fuentes no profesionales, y están relacionados a su nombre, entonces es el momento de actualizar su perfil profesional. Al menos uno de los cinco resultados de búsqueda ‘top’ vinculados a su nombre debe ir de la mano con sus intereses profesionales. LinkedIn tiene una gran visibilidad en los resultados de búsqueda de Google, centre su mirada en esa red profesional.

Muestre sus capacidades

Use sus perfiles en redes sociales para demostrar sus puntos fuertes y enviarle una clara señal a los empleadores de que usted es un buen candidato para ocupar el puesto de trabajo de su interés. Todo el mundo tiene intereses particulares fuera de su vida laboral y sus perfiles en redes sociales pueden colocar sobre usted una luz positiva en torno a estas acciones. Publique libremente acerca de los logros no solo profesionales, sino también aquellos retos asumidos en torno a obras de caridad, etc. Sus intereses únicos pueden ser un fuerte complemento a sus credenciales profesionales.

Limite el contenido negativo

Con la configuración de privacidad de Facebook y otros sitios sociales, es mejor prevenir que lamentar. Comparta determinados contenidos con ciertos grupos de amigos. Después de revisar sus perfiles en redes sociales, asegúrese de que el contenido difundido consista en la información que le gustaría compartir con los empleadores, utilice herramientas para analizar lo que queda. Supervise las fotos y mensajes de sus amigos.

No deje lugar a confusión

Si usted tiene un nombre común, entonces corre el riesgo de ser confundido con otra persona en línea. En lugar de asumir la culpa por los errores de otros, busque la manera de diferenciarse. Puede colocar su segundo nombre o la profesión a la que se dedica.

Fuente: Gestión, Andrés Julián Gómez Montes, Negocios Magazine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s