Los nuevos milagros de Latam

“En Bolivia más del 60% de la economía es informal”. Mientras que en Paraguay una gran parte de la población trabaja en el sector rural, donde hay poco empleo formal.

“En Bolivia más del 60% de la economía es informal”. Mientras que en Paraguay una gran parte de la población trabaja en el sector rural, donde hay poco empleo formal.

América Latina ha sido la niña bonita en medio de una gran crisis económica. Algunos países han sorprendido, otros no tanto, y otros siguen generando una gran preocupación.

Pero, según expertos económicos, 2014 será un año complicado para las principales economías de América Latina, aunque no así para las ‘pequeñas’ economía o los “pequeños milagros económicos”, como los considera en un artículo BBC Mundo.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) pronostica un crecimiento moderado del 2,6% para Brasil y Argentina, las primeras dos economías de Sudamérica. Mientras que el promedio regional estimado es del 3,2%. Una cifra que se situará ligeramente por debajo de México, la segunda economía de Latinoamérica que crecerá a penas por encima del 3,5%.

Entre los más destacado de Latinoamérica nuevamente se encuentran: Chile que, a pesar de la desaceleración de su crecimiento, verá expandir su economía un 4%, según la Cepal. Por su parte Perú mantendrá el ritmo de su actividad económica impulsado por las mayores inversiones que le permitirán crecer un 5,5%. Colombia lo hará en un 4,5% en medio de las negociaciones de paz, cada vez más dispersas con las FARC y Ecuador, de la mano de la popularidad de Correa continuará creciendo en un 4,5%, según las estimaciones.

Los nuevos milagros de Latam

Así, mientras la expansión económica de estos países ha acaparado la atención de muchos, hay otras naciones más inesperadas que vienen creciendo a un ritmo sostenido y a tasas que serían la envidia de más de un país desarrollado.

Ese es el caso de Paraguay y Panamá. Paraguay, como bien recuerda un artículo de BBC mundo, lideró el crecimiento económico de América Latina en 2013 con una tasa del 13%, la cuarta mayor cifra de crecimiento en todo el mundo, después de Sierra Leona, Sudán del Sur y Turkmenistán, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Si bien ese guarismo fue excepcional y se dio como consecuencia de la fuerte retracción económica que había padecido el país el año anterior, por culpa de una sequía que afectó la producción de soya, “las previsiones para 2014 siguen colocando a Paraguay entre las naciones con mayor crecimiento: 4,5%”, destaca el artículo.

La otra sorpresa…

Otro caso llamativo, según menciona BBC, es el caso de Bolivia, que tiene un pronóstico aún más alentador para 2014 del 5,5%(similar a Perú), y que viene manteniendo en los últimos años cifras de crecimiento por encima del 5%, lo que ha llegado a duplicar el desempeño de las grandes potencias de la región.

Para el economista Carlos Machicado, director del Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (Inesad), un centro de investigación en La Paz, Bolivia se vio beneficiada por una buena coyuntura externa que fue aprovechada con un eficaz manejo macroeconómico.

“Durante los últimos años el contexto internacional fue altamente favorable, con altos precios para los principales commodities que exporta el país: gas y minerales”, afirmó a BBC Mundo.

No obstante, en el artículo también se menciona que Bolivia se vio beneficiada además por una iniciativa internacional para ayudar a los países más pobres, que condonó muchas de sus deudas.

¿Es sostenible el milagro?

Como bien se apunta, lo llamativo del crecimiento económico que experimentan Paraguay y Bolivia es que se trata de dos de los países más pobres de la región: a fecha de 2011, en Bolivia el 45% de la población es pobre y el 20,9% extremadamente pobre. Mientras que, en el caso de Paraguay -el país donde se encuentra la mayor desigualdad- , la pobreza es del 49% con una indigencia del 28%.

Y entonces, ¿por qué a pesar del crecimiento no han conseguido reducir la pobreza? Para los expertos consultados por BBC Mundo, hay un motivo principal: la falta de empleo formal. “En Bolivia más del 60% de la economía es informal”. Mientras que en Paraguay una gran parte de la población trabaja en el sector rural, donde hay poco empleo formal.

Eso, junto con una altísima evasión tributaria, lleva al Estado a contar con pocos ingresos. Así, aunque pequeños milagros, ambas economías enfrentan un enorme desafío más allá de los factores coyunturales que han permitido su crecimiento. ¿La clave? Chile puede ser un ejemplo, a pesar de la ralentización de su crecimiento, lo cierto es que las políticas económicas coherentes y con continuidad resultan claves para transmitir confianza, ese factor indispensable para las inversiones…. Y si no que lo digan Argentina y Venezuela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s