La ciudadanía también se puede perder por diversos motivos:

ciudadania-estadounidense_214x320

Miami, 1 de noviembre de 2013. Uno de los mayores logros para el extranjero que se desplaza a vivir de un modo permanente a los Estados Unidos es conseguir la ciudadanía a través del procedimiento de naturalización.

Por lo general, la naturalización se consigue por haber vivido de forma continuada en el país como residente permanente por un plazo de 5 años, o de 3 años si está casado(a) con un ciudadano estadounidense.

Uno de los beneficios de naturalizarse es que la persona tiene derecho a solicitar y adquirir el pasaporte de EEUU. Además puede votar por el presidente del país y tiene acceso a los programas y subsidios federales y estatales a Medicare y a Medicaid, siempre y cuando califique.

El nuevo ciudadano, por su parte, está obligado a indicar en su declaración anual de impuestos las ganancias que tenga en todo el mundo, al igual que el residente permanente.

Pero del mismo modo que se puede adquirir, la ciudadanía también se puede perder por diversos motivos:

1. Por adquirir la ciudadanía de otro país por petición personal, con el fin de perder la ciudadanía estadounidense, después de cumplir 18 años.

2. Por hacer un juramento de lealtad, u otra declaración formal, a un estado extranjero o a sus subdivisiones políticas.

3. Por alistarse o servir en las fuerzas armadas de otro país que esté en guerra con Estados Unidos. Si el naturalizado se alista en el ejército de una nación extranjero que no tiene hostilidades con EEUU no tendría problemas.

4. Por servir como oficial o suboficial de las fuerzas armadas de otro país.

5. Por aceptar un empleo en el gobierno del país de origen, cuando se es mayor de 18 años, o hacer un juramento de lealtad para aceptar la posición. Por ejemplo, devenir ministro de ese país.

6. Por renunciar a la ciudadanía delante de un oficial consular.

7. Por renunciar a la ciudadanía dentro de EEUU.

8. Por ser condenado por un acto de traición.

9. Si se obtiene la naturalización ilegalmente, o se ha ocultado un hecho material que descalificaría a la persona para la naturalización, o se ha falsificado un documento material. O sea, por haber cometido fraude intencional importante. Este fraude puede haber ocurrido en cualquier momento del proceso migratorio. Por ejemplo, el extranjero que se naturaliza por haberse casado con un ciudadano/a de EEUU y ese matrimonio fue por interés para conseguir exclusivamente los beneficios de las leyes de inmigración. Si este hecho se descubre con posterioridad, el inmigrante será sometido a un procedimiento de pérdida de naturalización.

10. Que el naturalizado se niegue a testificar ante el Congreso sobre sus actividades subversivas y sea condenado por “contempt” por ese motivo, en un período de 10 años posteriores a haber recibido la ciudadanía.

Las autoridades del Departamento de Estado, quienes deciden sobre la pérdida de la ciudadanía, parten de la presunción de que el ciudadano no desea perder la nacionalidad. Esta presunción se aplica a los supuestos de adquirir la ciudadanía de otro país; hacer un juramento de lealtad a un estado extranjero; alistarse en las fuerzas armadas de un estado extranjero que no está en guerra con EEUU; y aceptar un empleo de un nivel no político en un estado extranjero.

En cambio, no se aplica en el caso de renunciar formalmente a la ciudadanía ante un oficial consular; alistarse a las fuerzas armadas de un país que está en guerra con EEUU; aceptar un empleo en una posición política en un estado extranjero; mentir en el proceso de naturalización; y ser condenado por traición.

La ciudadanía no se pierde por el mero hecho de adquirir de modo automático la ciudadanía de otro país, por ejemplo, por casarse con un nacional extranjero. Tampoco si se tiene por nacimiento. Ahora, sí se pierde por pedir voluntariamente la ciudadanía de otro país.

Los ciudadanos de EEUU con dos pasaportes están obligados a entrar y salir del país con el estadounidense, pero probablemente tienen que entrar y salir en la otra nación con el documento de nacionalidad correspondiente. El hecho de tener dos pasaportes no representa un problema por sí solo.

Perder la ciudadanía no implica automáticamente no tener que presentar la declaración de impuestos. De acuerdo con las normas fiscales, si la persona renuncia a la ciudadanía para no pagar impuestos sigue obligada a hacerlo por un período de 10 años. Esto también aplica para quienes renuncian a la residencia permanente después de haber tenido ese estatus migratorio por mucho tiempo.

Puedes encontrar información sobre esta cuestión en esta página.

Por Jordi R. Torrents

Descargo de Responsabilidad: El contenido de este blog no es, ni pretende ser, un asesoramiento legal. El contenido de este blog es puramente informativo. Hacemos lo posible para que la información contenida sea correcta y verídica, pero no somos responsables de cualquier error e información equivocada que se pueda reproducir en este blog. El hecho de participar en este blog no crea una relación de cliente-abogado entre usted y la persona que escribe. Si usted precisa del asesoramiento legal, por favor contacte con un abogado capacitado para asesorarle correctamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s